TODOFITNESS.COM Basset Sport Wear
       
Greenpeace
 
 

MODERNIZACIÓN, TECNOLOGÍA Y
SEDENTARISMO


La vida moderna nos impone una familiarización obligada con la ingeniería genética, el genoma humano, la manipulación cromosómica, clonación, etc todo lo cual nos lleva a pensar que aquel "hombre nuclear" que nos deleitara en la TV hace unos años hoy pueda ser una realidad.

Sin embargo y a pesar de todo ello, el hombre moderno, sometido a un sinnúmero de elementos de confort y a caballo de la tecnificación de todo, ha cambiado su modalidad de trabajo pasando la mayor parte de su tiempo inactivo, sentado con malas posturas, nutriéndose con alimentos nada saludables y encerrado durante horas en ambientes poco ventilados.

Aún más, cuando decide ventilarse se encuentra atrapado por una metrópoli atestada de ruidos que exceden su capacidad auditiva y de smog y polución ambiental por la industrialización, que supera el nivel de monóxido de carbono tolerable por el ser humano. Conforme todos estos avances, el hombre va disminuyendo su estilo y calidad de vida, envejece prematuramente, gana nuevas enfermedades empobreciendo su pronóstico.

La disminución de la actividad física es un hecho de los más sobresalientes en la sociedad moderna. En este contexto se hace imperioso volver a contactarse con la naturaleza y, sobre todo, retomar el rumbo de la medicina natural, aquella que no requiere de la farmacología pero que sí necesita de una enorme dosis de voluntad para poder llevar a cabo programas basados en la dieta y el ejercicio, pilares clave de la medicina moderna y de la mejoría de la calidad de vida.

El vertiginoso ritmo impuesto por la globalización ha generado una serie de cambios en la esfera cognitiva y es también hacia allí donde se han extendido los beneficios de mantenerse activo. Ya hace unos años que se conoce el efecto del ¨sentirse bien¨ haciendo ejercicio aunque en la actualidad este efecto se ha establecido científicamente y medido sus propiedades. Así hoy se habla de los positivos efectos sobre la salud mental que incluye características tales como elevada autoestima y buen humor como también reducidos niveles de pensamientos negativos como cuando coexisten ansiedad y depresión, enfermedades más prevalentes de la sociedad actual. Otros efectos observados entre aquellos sujetos que practican actividades físicas con regularidad se refieren al funcionamiento cognitivo y la reactividad al stress.

Este y todas sus consecuencias (insomnio, acidez, alergias, etc.) constituye una situación altamente desafiante a la que, también, un programa saludable, recreativo y supervisado de ejercicios físicos puede hacer frente con inusitada eficacia. Dos importantes análisis llevados a cabo en EEUU y Alemania sugieren que el ejercicio físico es responsable, en parte, de un efecto positivo en el humor sobre todo en el área del post ejercicio inmediato.

Por otra parte los programas de ejercicios se han asociado con cambios positivos en aspectos seleccionados de la personalidad y de ajuste psicológico. Muchas de las enfermedades que afectan al mundo occidental industrializado, tales como las cardiovasculares, radican principalmente en causas como la mala alimentación (exceso de grasas, sal, azúcares refinados, etc), la inactividad física y los malos hábitos (alcohol, tabaco); temas que con un plan de dieta y actividades físicas pueden tratarse fácilmente en la actualidad.

El papel que cumplen estos dos factores es esencial en enfermedades muy comunes y frecuentes de nuestra sociedad, pero también lo son en enfermedades nuevas relacionadas a la tecnificación. Sobre esta base las actividades físicas están indicadas como tratamiento esencial en trastornos tales como los problemas visuales, la osteoporosis, la depresión, en las situaciones de inmunidad deprimida y en los problemas reumáticos por malas posturas adoptadas por interminables tiempos, ya sea laborales o de esparcimiento, pasados frente a la PC o al televisor.

La experiencia demuestra que el inicio de, simplemente, un programa de ejercicios, planificado en base a las necesidades de cada individuo, no sólo permite una mejoría de la patología que lo origina sino que produce un incremento de la calidad de vida ya casi en lo inmediato de comenzado siempre que se respete el principio básico de la continuidad. En este sentido debe tenderse a lograr que un sujeto sea capaz de caminar libremente, correr a distintas velocidades, transportar cargas ligeras y tener energía extra para afrontar cualquier emergencia para ser catalogado como apto físicamente. En la actualidad, desafortunadamente, un gran porcentaje de la población del mundo entero está por debajo del umbral de actividades que avalaría esta aptitud basal.

Es tal la importancia de no permanecer inactivo que un fisiólogo sueco acuñó una frase célebre por su tremendo mensaje y significado: "Cualquier persona que pretenda ser sedentaria deberá someterse a un examen médico exhaustivo a fin de conocer si su estado de salud es lo suficientemente bueno como para resistir o tolerar la inactividad".


Sigue

 

 
 
 
 
 
 




© Copyright. TodoFitness.com S.A
2000 Todos los derechos reservados