TODOFITNESS.COM Basset Sport Wear
       
Greenpeace
 

LOS PLACERES DEL MOVIMIENTO

La sensación de placer se encuentra asociada con el movimiento corporal. Esto nos ocurre desde nuestra más tierna infancia. Observemos chicos jugando.
Los veremos sonriendo, felices y divertidos, en contraste con sus caras serias cuando se les pide que permanezcan quietos. Esto es casi imposible lograr, ni siquiera por un período razonable de tiempo.

A toda edad, podemos decir que no hay persona que, ante un sentimiento de alegría y excitación, se pueda quedar quieta y reprimiendo sus deseos de bailar, cantar, correr, saltar de alegría…
El movimiento es vida. Nuestro cuerpo habla más allá de nuestro lenguaje verbal. Expresa mucho más que las mismas palabras. El movimiento de una persona es su historia misma. Es por eso que la actividad física es tan importante y debería formar parte de nuestro diario existir, como la necesidad de hidratarnos y de alimentarnos diariamente.
A través de él, tenemos la posibilidad de vivir mucho mejor los años venideros.

El premio máximo que otorga la práctica de actividad física en forma regular, es el placer que podemos llegar a sentir por el
movimiento en si.
No todo el mundo entiende esta realidad.
No todo el mundo ha realizado esa conexión mente-cuerpo, indispensable para sentir los placeres que otorga el movimiento corporal.
Hasta actividades como el caminar y el correr pueden llegar a brindarnos esa sensación de plenitud y salud. El espectro de posibilidades al momento de elegir una actividad que nos satisfaga y nos resulte gratificante es tan grande, como diferentes son los gustos de sus consumidores.

Podremos siempre partir, como base, de estas dos grandes actividades propias de todo ser humano, el caminar y el correr, pasando por miles de otras, al aire libre, en espacios cerrados, en grupo, individuales, realizadas por si mismo o bajo la supervisión de personal capacitado…
Lo cierto es que, tanto para gustos como para niveles de aptitud, dificultad, recursos, etc, la oferta es casi infinita.

Nadie puede decir que no ha encontrado una actividad que le guste, y por eso dedicarse a vivir una vida sedentaria y con un pronóstico de vida saludable menos optimista que aquél que realiza regularmente actividad física.

Parece que, desde que nacimos, siendo puro movimiento y expresión, la vida misma nos ha llevado al no movimiento y
a la no expresión, ...no?
No son demasiadas las personas que han continuado con esa riqueza de movilidad que nos brinda la exploración natural típica de cuando somos chicos y no tenemos vergüenza en saltar de alegría y expresar todo a través del cuerpo…

Pues en algún momento tenemos que parar y realizar la re-conquista de nuestro cuerpo!
No es necesario que sintamos que debemos volver a ser ¨expertos¨ en la materia. Si expertos para el propio desafío que nosotros mismos nos impongamos, lo cual es suficiente!



Qué es lo que nos detiene?

No es raro escuchar de personas que realizan actividad física ocasionalmente, que esa sesión ha sido más una tarea que otra cosa y que no le encuentran la vuelta para llegar a sentirla como amena y disfrutable.
Los variados beneficios en el orden físico, fisiológico, psicológico y del buen vivir que trae como resultado la práctica de actividad física en forma regular, parece que no están relacionados con una adecuada motivación.
Esto sería el motor de todo lo demás, llevando a las personas a disfrutar de esa actividad física e impediendo que sólo la hicieran ocasionalmente o que, hasta renunciaran por completo a realizarla…

Por ejemplo, algunas personas que no realizan actividad física en forma regular, se quejan de que correr es aburrido, tedioso, estresante y doloroso. Ellos mismos deben haber escuchado a alguien quejándose acerca de lesiones, fatiga, aburrimiento, dolor, anemia, várices, ataque cardíaco, prolapso de útero, disfunción menstrual, etc, producto de actividades donde predomina el alto impacto.
No hay suficiente evidencia de que esos problemas y condiciones se encuentren íntimamente ligadas a la práctica de este tipo de actividad física, y se den como consecuencia de ella.

Quejas como éstas usualmente están ligadas a pobre técnica de ejecución e inadecuada preparación, como utilización de ropa y calzado inadecuado, realización de la práctica ante condiciones inadecuadas, falta de conocimiento de la duración e intensidad de la práctica y falta de correcta entrada en calor y ejercicios de estiramiento.

En todo tipo de actividad física, tanto la correcta preparación para la práctica como el entrenamiento progresivo son esenciales para evitar lesiones y obtener, a lo largo del tiempo, los múltiples beneficios que aporta el ejercicio.

La consecuencia final será el sentir ese placer por la práctica de la que estamos hablando en esta nota, y que es tan importante para mantenernos motivados y enamorados de la actividad de nuestra elección.
Esto también aumentará nuestros niveles de alegría, energía, economía en todo lo que hagamos, productividad y creatividad!

Recordemos que la práctica regular de actividad física debe ir de la mano con una buena nutrición y adecuado descanso, lo que es esencial para alcanzar el estado óptimo de salud.

Un plan óptimo de ejercicio tiene sus requerimientos:

- Debe ser una parte integral de la vida diaria.
- Debe ser divertido.
- Debe poder llegar a realizarse varias veces durante la semana.
- Debe ser una actividad que pueda ser realizada a lo largo la mayor   parte de la vida del participante.
- Debe incluir actividades que pueden ser llevadas a cabo en forma   independiente.
- Debe ser variado.
- Debe incluir actividades que estimulen el triángulo del fitness (fuerza,   resistencia muscular, resistencia cardiovascular, flexibilidad) y,   hasta dependiendo de la personalidad del participante, puede incluir   también actividades de la nueva corriente del fitness que busca la   integración de la mente y el cuerpo a través del movimiento (yoga,   taichi, NIA, pilates, chi kung, etc)


Nosotros, meros profes e instructores, no nos podemos quedar atrás.
No sólo tenemos que buscar permanentemente sentir ese placer en nuestras propias prácticas, en los momentos que realizamos actividad física para lograr nuestro propio bienestar, con lo que estaríamos enseñando a través del ejemplo, sino que también estamos obligados a promover la práctica de ejercicio como parte del buen vivir.

Más allá de todo esto, si tu eres instructor en la sala de musculación, si dictas clases grupales, si organizas actividades al aire libre, cualquiera sea tu trabajo relacionado con el movimiento, es necesario que a través de tus propias clases motives a tus clientes para que se transformen en incansables buscadores del premio final. Los placeres del movimiento.

CLARITA CABANAS

www.todofitness.com/clarita

 

 
 
 
 
 
 




© Copyright. TodoFitness.com S.A
2000 Todos los derechos reservados